Noticias de la Regulación Nº61

Noticias de la Regulación Nº61

La diversidad de los capitalismos latinoamericanos: los casos de Argentina, Brasil y México

Ilan Bizberg y Bruno Théret
[descargar PDF]

El presente artículo amplía trabajos anteriores que examinan el efecto que la diversidad de las configuraciones institucionales ejerce sobre las recientes trayectorias de desarrollo económico en Argentina, Brasil, y México. La primera parte está dedicada a la caracterización y al análisis de las transformaciones de las coaliciones sociopolíticas dominantes en los tres países. Las siguientes dos partes examinan la impronta que marcan esas coaliciones socio-políticas en tres campos relativamente autónomos: las relaciones laborales, los sistemas monetario y financiero, y la estructura organizacional del Estado. La conclusión intenta mostrar que las diferencias observadas en los grados de autonomía del Estado y las fuerzas organizadoras de los sindicatos y de los empresarios, definen diferentes modelos económicos y distintas formas de inserción en la economía internacional, y permiten hablar de una diversidad de capitalismos que son característicos de América Latina.
PALABRAS CLAVE:
América latina, capitalismo periférico, desarrollo, diversidad de los capitalismos, instituciones

Este articulo ha sido traducido de la Revue de la régulation y está escrito por dos especialistas Ilán Bizberg y Bruno Theret, cuyas orientaciones teóricas no son propiamente regulacionistas, pero sí heterodoxas e  institucionalistas.
Amplios conocedores de la realidad económica y social latinoamericana, ellos enuncian la tesis de la diversidad de los capitalismos de los países periféricos, a contracorriente del enfoque tradicional según el cual el libre funcionamiento de las leyes del mercado conducen hacia el desarrollo, homogeneizan, disminuyen las desigualdades y las diferencias. La elección de Argentina, Brasil y México les permite verificarla, mostrando sus diferencias en cuanto a su proceso histórico de constitución como naciones y  estados, las características específicas de sus procesos de industrialización sustitutiva y de su inserción en la división internacional del trabajo, el rol del estadoen la estructura económica como simple regulador o productor de bienes y de servicios, el papel del sistema financiero las funciones de los banco centrales, el peso de la carga fiscal a nivel nacional y su diversa redistribución interna, siempre concentradaa pesar de que constitucionalmente son estados federales.
La evolución histórica y el desarrollo de sus fuerzas productivas, han configurado relaciones sociales de producción que explican los respectivos ciclos de estabilidad o la volatilidad de los modos de desarrollo y, en el caso de Brasil, su trayectoria secular que incorpora tendencialmente transformaciones sin producir fuertes rupturas a pesar de los cambios de gobierno lo habilitó para formar parte del BRICS compuesto países que van a jugar un papel hegemónico en las próximas décadas.
Esas características son las que permiten a los autores visualizar diferentes alternativas de desarrollo y las posibilidades a mediano o largo plazo de bifurcarse y salir de la condición de capitalismos periféricos. Ello depende esencialmente de su tamaño, el margen de autonomía del Estado, la correlación de fuerzas sociales y las configuraciones políticas, las características de la burguesía y de la forma que adoptaron susestructuras económicas (esquemáticamente: la especialización estable en la producción de commoditiesde origen mineral o agropecuario de carácter rentístico, o combinándolos con una industriaqueprogresivamente se va complejizando eintegrando verticalmente para avanzar progresivamente en la fabricación de bienes intermedios y medios de producción). La inclusión de Chile en la comparación amplía el abanico de la tipología construida: la variedad de capitalismos se confirma.
En sus conclusiones los autores no mencionan como horizonte la alternativa de una transición de estos países hacia otros modos de producción. La evolución se daría dentro del modo de producción capitalista pero diferenciándose cada vez más.
*     *     *
El dinamismo y volatilidad de la economía argentina -que sufre cambios profundos cada década recuperándose rápidamente su régimen de acumulación luego de las grandes crisis gracias a su dotación de recursos naturalesy humanos y al papel del Estado más que al proyecto de una burguesía nacional innovadora- no facilita la tarea de los autores para comprender toda la complejidad ni la orientación del modo de desarrollo  iniciado en 2002.
Creemos que este esfuerzo de comparación incorporando las dimensiones institucionales e históricas que dan lugar a tipologías, puede estimular nuestra reflexión para encontrar las causas estructurales de las bruscas rupturas del régimen de crecimiento, de la volatilidad y de los periódicos bloqueos del régimen de acumulación productiva, pues cualquiera sea la orientación política de los sucesivos gobiernos, la generación de excedentes de origen rentístico tiende a promover la “fuga de capitales” en lugar de la inversión directamente productiva en el país.

Julio César Neffa